samurai horse

El caballo no es un habitante nativo de Japón, pero al mismo tiempo era un verdadero amigo para todos los samuráis. Este animal fue traído del continente. Dado el temperamento y la naturaleza vivaz del caballo, rápidamente se enamoró de los lugareños. Vale la pena señalar que los primeros recuerdos del uso de caballos en Japón se remontan a la era Kofun: esto es a fines del siglo III-IV d.C.

Los caballos que se trajeron del este de Asia se distribuyeron rápidamente por todo el país. Por supuesto, tal animal jugó un papel importante. Los caballos se utilizaron como bestias de carga como fuerza de tiro, así como también como medio de transporte. Sin embargo, solo los representantes de la alta sociedad tenían derecho a montar a caballo. Fue desde el momento en que aparecieron los caballos en Japón que el arte de montar comenzó a desarrollarse activamente. El jinete "yabusame": esta era una de las cualidades más valiosas de un guerrero. Por supuesto, no todos los samuráis tenían caballos: solo los nobles podían permitirse tal lujo.

Cuál era la diferencia entre los caballos japoneses

Según la investigación, el caballo japonés es una variedad de la raza mongola, que tenía muchas similitudes con las lonas. Si evaluamos las características fisiológicas de tales caballos, entonces no es del todo correcto referirlos al grupo de "caballos". Su altura no excedía los 140 cm, lo que equivale automáticamente a un pony. Durante las excavaciones de entierros de caballos en Japón, se reveló que el crecimiento de muchos caballos no supera los 130 cm, y la cifra más pequeña es de 109 cm. Si comparamos estas cifras con los caballos árabes (su altura es de 152 cm) o los caballos ingleses (162 cm), la diferencia es obvia.

En cuanto a la disciplina, el caballo samurái es un animal inteligente y disciplinado. Samurai puso mucho esfuerzo para lograr los máximos resultados. El resultado del entrenamiento diario es un caballo perfectamente entrenado, que sintió a su dueño muy sutilmente, participó en la batalla a la par con él. El animal rebota hábilmente al compás, se encabrita y, si es necesario, muerde. Samurai enseñó mucho a sus caballos. Por ejemplo, para superar pequeños ríos, pantanos.

A finales del siglo XX, un canal de televisión japonés realizó un interesante experimento, durante el cual se descubrió que un caballo samurái con un jinete tenía una velocidad máxima de hasta 9 km/h. Inicialmente, el animal comenzó a un galope ligero, pero este ritmo duró poco. Después de un corto tiempo, el caballo se movió a un ritmo más relajado. Por lo tanto, se puede concluir de esto que los caballos solo estaban permitidos para distancias cortas o en las situaciones más agudas. En todas las demás situaciones, el caballo samurái en el campo de batalla se movía al paso de un trote o un ligero galope. Por un lado, esto no permitió desarrollar una mayor velocidad, pero también hay un punto positivo. Debido a esta lentitud, los arqueros a caballo podían disparar con precisión.

Además, estos caballos se desempeñaron bien en terrenos irregulares. Dado que Japón es 80% montañas, esta fue una ventaja muy importante. Si tomamos como ejemplo, los caballos de patas largas cruzan con dificultad el terreno montañoso, pero los minis hacen un excelente trabajo con esta tarea.

Y otra ventaja importante de tales caballos fue un paseo suave. Tal carrera era ideal para los arqueros. A pesar de que los caballos japoneses eran buenos para superar áreas pantanosas del terreno, aún fallaban en pantanos o campos de arroz.

samurai-horse2.jpg

Tradiciones locales

Una de las tradiciones locales en Japón es la castración de caballos. Esta tradición no tuvo en todos los casos aspectos positivos. El caso es que los sementales de pelea no estaban castrados, reaccionaban muy activamente a las yeguas, lo que generaba problemas en el campo de batalla.

El caballo samurái nunca estuvo fuertemente blindado y nunca se llevaron a cabo torneos de justas. Además, estos caballos nunca han sido herrados. La situación cambió recién en el siglo XVIII. Fueron los comerciantes holandeses quienes hablaron sobre las tecnologías europeas. Sin embargo, en lugar de herraduras, había sandalias de paja especiales para caballos.

El caballo más rápido de Japón

Según historias antiguas, el caballo más rápido pertenecía a Fujiwara Kunihira. El samurái era corpulento, pero esto no le impedía moverse en su afilado caballo. La altura de Fujiwara era de 180 cm y la del caballo de 141 cm. E incluso a pesar de tal diferencia en el crecimiento, este tándem mostró buenos resultados en el campo de batalla.

samurai-horse-3.jpg

Las mujeres son jinetes en Japón

Una categoría separada son las mujeres ciclistas que tenían una ventaja en comparación con los hombres. En primer lugar, eran más ligeros y astutos que los hombres. Desde temprana edad, las mujeres de familias samuráis aprendieron a montar. Ellos, junto con los hombres, lucharon como parte de las unidades de caballería. La ecuestre femenina más famosa de Japón fue Tomoe Gozen. El hecho de la confirmación de la participación de la mujer en las batallas lo confirman diversas fuentes históricas. Por ejemplo, en un documento que data de 1351, se indica que en el oeste de Japón participó un destacamento ecuestre compuesto únicamente por mujeres. La armadura de caballo de esa época, que se hizo teniendo en cuenta la anatomía femenina, ha sobrevivido hasta nuestros días. La participación de mujeres en batallas de combate por Japón era un lugar común.

Equipamiento para ciclistas japoneses

El equipo que usaban los samuráis para sus caballos también era diferente. En primer lugar, esta es una silla de montar dura, que creó una plataforma sólida para el arquero y protegió la parte inferior del torso. En general, la silla de montar de un caballo samurái era compleja. Tomó mucho tiempo ponerlo en la parte posterior de un caballo. Todo sucedió en varias etapas. En una primera etapa, se colocaba una silla de montar sobre el lomo del animal, que era de piel de caza o cuero acolchado. A continuación, se unió el marco de madera de la silla de montar. La silla de montar en sí consistía en dos placas de madera longitudinales, que estaban ubicadas paralelas a lo largo de la cresta, y de dos tablas. Estos últimos estaban unidos a la parte delantera y trasera de las placas. Todas las partes del sillín están muy apretadas. Además, el marco de madera se juntó con una cincha: se estiró a través del vientre del caballo.

Se colocó un asiento blando encima del asiento duro. Se mantuvo firmemente en su lugar con correas de estribo. Todos los cinturones estaban hechos de cáñamo, que estaba hecho de varias capas de seda. El cuero prácticamente no se usaba en Japón. También era costumbre distinguir entre dos tipos de riendas. El primer tipo se usó para sujetar al caballo y el segundo, para controlar al animal. Por ejemplo, los frenos que se usaban para controlar al caballo estaban hechos de acero y se sujetaban a las correas de las mejillas.

Por lo tanto, la silla de montar era bastante pesada y creaba una carga significativa en la espalda del animal. Por un lado, dicha plataforma añadía precisión al tiro con arco y, por otro lado, ralentizaba aún más la velocidad de carrera del caballo.

Y una cosa más es el material para la fabricación de tales estructuras. La base es de madera lacada. Su superficie fue tratada con savia vegetal. Este jugo era peligroso porque se parecía a la hiedra venenosa en sus propiedades.

Samurai prestó especial atención a la apariencia de la silla de montar. La silla de montar estaba cubierta con laca negra y su superficie brillante estaba decorada con motivos plateados u dorados.

Pero los estribos eran simples. Estos eran anillos que se colgaban de largas cadenas, y solo hacia finales del siglo IX los estribos adquirieron una puntera cerrada y una suela alargada. Tiempo después, los estribos fueron nuevamente modificados: los lados de la puntera desaparecieron y así, el estribo resultó ser con una plataforma abierta. Fueron los estribos de esta forma los que usaron los japoneses hasta el siglo XIX. El hierro se utilizó como material de fabricación. Por regla general, era una combinación de hierro y madera. Muchos modelos de estribos tenían agujeros especiales en la plataforma a través de los cuales salía el agua. Por regla general, el agua se recogía en estribos durante el cruce del río. Los estribos tenían suelas largas. Este diseño permitió al jinete levantarse fácilmente al galope y suavizar la caída.

samurai-horse-4.jpg

Características del tiro con arco

Durante el tiro, los arqueros se sentaban de lado o de espaldas al movimiento del caballo. Por supuesto, tales acciones requerían una habilidad notable por parte del arquero. Era importante no caerse del caballo en ninguna situación. Los jinetes más hábiles en la batalla usaban armas que eran características a pie. Estamos hablando de un arma larga: naginata.

Yabusame en tiempos modernos

Actualmente, yabusame también existe, pero ya como espectáculo entretenido. Según la antigua tradición, dichas competiciones se llevan a cabo del 15 al 16 de septiembre en la ciudad de Kamakura.


Ver también

  • Castillo de Yoshida

    Yoshida-Castle.jpg

    El castillo de Yoshida es famoso en todo el mundo, sobre todo por las intrincadas xilografías del artista del periodo Edo Hiroshige. Su famosa serie, que representa las 53 etapas del Tokaido, la ruta histórica entre Kioto y Edo (actual Tokio), incluye el grabado número 34, que muestra a unos obreros reparando un castillo sobre un puente de madera que cruza un ancho río. Esta escena capta el río Toyokawa en Toyohashi, en el sureste de la prefectura de Aichi, y el castillo es el de Yoshida.

    Lee más…

  • Castillo Yamato Koriyama

    Yamato-Koriyama-Castle.jpg

    Las impresionantes ruinas del castillo de Koriyama se encuentran en lo alto de una pequeña colina, rodeadas por dos ríos. La posición estratégica y la sólida disposición del castillo le sirvieron durante los últimos años del periodo Sengoku y los pacíficos días del periodo Edo.

    Lee más…

  • Castillo de Yamanaka

    Yamanaka-Castle.jpg

    El castillo de Yamanaka, fundado por Hojo Ujiyasu en la década de 1560, está situado en lo que hoy es el este de Mishima, en la prefectura de Shizuoka. Este castillo sirvió como primera línea de defensa occidental del castillo principal de Hojo en Odawara. Esculpido en la ladera de una montaña de 586 metros de altura, el castillo de Yamanaka estaba estratégicamente situado a lo largo de la autopista Tokaido, ofreciendo unas vistas magníficas del cercano monte Fuji, el océano y la carretera que conducía a Odawara.

    Lee más…

  • Castillo de Uwajima

    Uwajima-Castle.jpg

    El castillo de Uwajima, situado en la ciudad de Uwajima, prefectura de Ehime, Shikoku, es uno de los 12 castillos japoneses que aún conservan su torre del homenaje original. Conocido por su pequeño tamaño, el castillo de Uwajima es relativamente de difícil acceso, lo que significa que es menos frecuentado por los turistas.

    Lee más…

  • Castillo de Ueda

    Ueda-Castle.jpg

    El castillo de Ueda, en la prefectura de Nagano, se alzaba antaño sobre un acantilado con vistas al río Saigawa. También conocido como Amagafuchi-Jo, Isesaki-Jo, Matsuo-Jo y Sanada-Jo, fue construido alrededor de 1583 por su primer señor, Sanada Masayuki. Esta robusta pero pequeña fortaleza utilizó hábilmente las defensas naturales circundantes, como el río, los escarpados acantilados rocosos, el trazado de la ciudad y las vías fluviales estratégicamente diseñadas para obstaculizar a los atacantes. El castillo de Ueda estaba fortificado con siete yagura (torres de vigilancia) defensivas sobre robustos muros de piedra y tenía dos grandes puertas con torres de vigilancia encima.

    Lee más…

  • Castillo de Tsuyama

     Tsuyama_Castle.jpg

    El castillo de Tsuyama, situado en la ciudad de Tsuyama, prefectura de Okayama, es uno de los tres castillos más importantes de Japón, junto con los de Himeji y Matsuyama. Originalmente, el castillo de Tsuyama constaba de 77 estructuras, entre ellas la torre principal, varias yagura (torres de vigilancia), puertas, palacios y viviendas. En comparación, el castillo de Hiroshima tenía 76 estructuras y el de Himeji, 61. El primer castillo en este emplazamiento se construyó en 1441, pero pronto fue abandonado. La construcción a gran escala que reconocemos hoy comenzó en 1603 bajo las órdenes de Mori Tadamasa. El castillo sirvió como base administrativa para el daimyo Tsuyama Han, el clan Mori de 1603 a 1697, y el clan Matsudaira de 1698 a 1871.

    Lee más…

  • Castillo de Tsu

    Tsu-Castle.jpg

    El castillo de Tsu, situado en la ciudad de Tsu, prefectura de Mie, fue construido originalmente por Hosono Fujiatsu en 1558 y era conocido como castillo de Anotsu, nombre de la antigua región. El emplazamiento se eligió estratégicamente en la confluencia de los ríos Ano e Iwata, que formaban naturalmente un foso alrededor del castillo, mientras que el puerto cercano servía de ruta comercial vital.

    Lee más…

  • Castillo de Sasayama

    Sasayama-Castle.jpg

    El castillo de Tamba Sasayama, también conocido como Sasayama o Kirigajo (Castillo de la Niebla), es un castillo de llanura (hira-jiro) situado en una suave elevación en la región de Tamba, en la prefectura de Hyogo. Fue construido en 1608 como parte de la estrategia de Tokugawa Ieyasu para preparar un ataque a Osaka, con el objetivo de acabar con el clan Toyotomi. Ieyasu ordenó la construcción del castillo mediante el sistema Tenka Bushin, contratando a 20 antiguos daimyo enemigos y sus fuerzas para completar el complejo en seis meses. Este sistema mantuvo a los antiguos enemigos cerca y preocupados, presionándoles económicamente y limitando su capacidad para nuevos conflictos. Las piedras utilizadas en el castillo de Sasayama presentan grabados llamados kokumon, que indican quién hizo cada parte de los muros y evitan el robo por parte de los hombres de otros señores.

    Lee más…

 

futer.jpg

Contacto: samuraiwr22@gmail.com