OdaNobunaga.jpg

Nacido el 23 de junio de 1534 en Nagoya, provincia de Owari, Oda Nobunaga surgió como sucesor de Oda Nobuhide, influyente líder del clan Oda y vicegobernador militar, y su esposa Dota Gozen. Aunque anteriormente se creía que había nacido en el castillo de Nagoya, investigaciones recientes sugieren que el castillo de Shobata podría ser su verdadero lugar de nacimiento. Conocido de niño como Kippōshi, Nobunaga llamó la atención en su juventud por su comportamiento poco convencional.

A los 8 años, su padre le confió el castillo de Nagoya, donde vivió 13 años, hasta que a los 21 reclamó el castillo de Kiyosu. A pesar de tener hermanos mayores ilegítimos, Nobunaga, como primer hijo legítimo, fue preparado para el liderazgo dentro del clan Oda. Bajo la dirección de cuatro criados principales -Hayashi Hidesada, Hirate Masahide, Aoyama Nobumasa y Naitō Shōsuke (o Katsusuke)-, recibió una educación especializada.

En 1546, Nobunaga alcanzó la edad adulta y adoptó el nombre de Oda Saburō Nobunaga. Su primera campaña militar tuvo lugar en 1547 con un ataque a Kira y Ohama en Mikawa. Alrededor de 1548 o 1549, Nobuhide negoció la paz con Saitō Dōsan de la provincia de Mino a través del matrimonio de Nobunaga con la hija de Dōsan, Nōhime, cimentando así su posición dentro del clan.

En 1551, el repentino fallecimiento de Nobuhide desencadenó luchas internas en el clan Oda. A pesar de ser el heredero legítimo, la conducta de Nobunaga en el funeral, incluido el lanzamiento de incienso ceremonial, provocó tensiones entre algunos miembros de los Oda. Movilizando a unos 1.000 hombres, Nobunaga sofocó la disensión dentro de su familia. Sin embargo, Imagawa Yoshimoto envió fuerzas para asediar el castillo de Anjō, donde residía Nobuhiro, hermano ilegítimo y mayor de Nobunaga.

En medio de esta agitación, Nobunaga negoció la liberación de Nobuhiro mediante un intercambio de rehenes, forjando alianzas con otros clanes rebeldes. A pesar de enfrentarse más tarde a un complot de Nobuhiro y Saitō Yoshitatsu, Nobunaga concedió clemencia tras el fracaso del plan.

A principios de 1552, una deserción del principal criado de Oda, Yamaguchi Noritsugu, al clan Imagawa supuso un revés para Nobunaga en la batalla de Akatsuka. Simultáneamente, una rebelión liderada por su tío, Oda Nobutomo, fue repelida.

En 1553, el tutor de Nobunaga, Hirate Masahide, se suicidó, supuestamente para amonestarle. Mientras tanto, Shiba Yoshimune alertó a Nobunaga del plan de asesinato de Nobutomo, lo que provocó la ejecución de Yoshimune. En represalia, Nobunaga sitió el castillo de Kiyosu.

Las tornas cambiaron en 1554, cuando Nobunaga logró una victoria crucial contra el clan invasor Imagawa en la batalla del castillo de Muraki. Posteriormente, sometió con éxito a su tío, Oda Nobutomo.

En 1556, Saitō Yoshitatsu se rebeló contra su padre, lo que provocó la derrota y muerte de Dōsan en la batalla de Nagara-gawa. Nobunaga tenía intención de ayudar a Dōsan, pero se retiró al enterarse de su fallecimiento. Ante la disminución del apoyo del clan Saitō, Nobunaga salió triunfante en la batalla de Ino contra su hermano Nobuyuki.

En 1558, Nobunaga había sofocado toda oposición dentro del clan Oda y, en 1559, había asegurado su dominio en la provincia de Owari, capturando y desmantelando el castillo de Iwakura.

Ascenso al poder

Imagawa Yoshimoto había sido durante mucho tiempo rival del padre de Oda Nobunaga, con ambiciones de expandir sus dominios a la provincia de Owari, donde el clan Oda ejercía su dominio. En 1560, Yoshimoto reunió un ejército de 25.000 soldados, que marchaban ostensiblemente hacia Kioto con el pretexto de ayudar al debilitado shogunato Ashikaga. El clan Matsudaira, aliado de Yoshimoto, también prestó su apoyo. Rápidamente, las fuerzas de Imagawa se apoderaron de Washizu y Matsudaira Motoyasu capturó la fortaleza de Marune del clan Oda. Enfrentados a una fuerza ampliamente superada en número, de 2.000 a 3.000 hombres, algunos de los consejeros de Nobunaga abogaron por buscar refugio en el castillo de Kiyosu y esperar el asedio de los Imagawa. Sin embargo, Nobunaga descartó esta estrategia pasiva, afirmando que sólo una ofensiva audaz podría contrarrestar la superioridad numérica del enemigo. Dirigió con decisión una contraofensiva contra Yoshimoto.

En junio de 1560, los exploradores de Nobunaga descubrieron al ejército de Yoshimoto descansando en el estrecho desfiladero de Dengaku-Kazama, un objetivo vulnerable para un asalto sorpresa, mientras las fuerzas de Imagawa celebraban sus recientes victorias. Mientras Yoshimoto anticipaba el triunfo, las tropas de Nobunaga avanzaron hasta el santuario fortificado de Atsuta, que dominaba el campamento de los Imagawa. Posteriormente, Nobunaga se trasladó al fuerte de Zensho-ji, desplegando allí un ejército señuelo, antes de maniobrar rápidamente por detrás del campamento de Yoshimoto y lanzar un ataque sorpresa tras una feroz tormenta. Yoshimoto cayó en combate ante dos samuráis de Oda. Esta victoria aumentó significativamente el prestigio de Nobunaga, lo que llevó a numerosos samuráis y señores de la guerra a jurarle lealtad.

Se cree que Kinoshita Tōkichirō, más tarde conocido como Toyotomi Hideyoshi, participó en esta batalla, aunque los registros históricos de ese periodo son escasos. Sus contribuciones se documentaron por primera vez durante la Campaña de Mino.

Tras esta batalla crucial, la influencia del clan Imagawa decayó rápidamente, lo que provocó la pérdida de control sobre el clan Matsudaira. En 1561, surgió una sorprendente alianza entre Oda Nobunaga y Matsudaira Motoyasu, que más tarde sería conocido como Tokugawa Ieyasu, a pesar de su perdurable rivalidad. Además, Nobunaga consolidó una alianza con Takeda Shingen al concertar el matrimonio de su hija con el hijo de éste.

En 1561, tras la repentina muerte de Saitō Yoshitatsu, cuñado de Nobunaga, su hijo Tatsuoki asumió el liderazgo del clan Saitō. Yoshitatsu había ascendido al poder eliminando a su padre y a sus hermanos, acciones por las que Nobunaga buscó venganza en múltiples ocasiones. Sin embargo, Tatsuoki carecía del liderazgo y la perspicacia estratégica de sus predecesores. Aprovechando la oportunidad, Nobunaga se trasladó al castillo de Komaki y lanzó su campaña en la provincia de Mino. En junio de ese mismo año, logró victorias tanto en la batalla de Moribe como en la de Jushijo contra Tatsuoki.

Al convencer a los retenidos de Saitō para que abandonaran a su incapaz líder, Nobunaga asestó un duro golpe al clan Saitō. En 1564, asignó a su fiel criado Kinoshita Tōkichirō la misión de sobornar a numerosos señores de la guerra de la región de Mino para conseguir el respaldo del clan Oda. En 1566, Nobunaga encargó a Kinoshita la construcción del castillo de Sunomata en la ribera del río Sai, frente al territorio de Saitō, que sirviera de base para las fuerzas de Oda e intimidara al enemigo.

En 1567, el triunvirato de Mino -Inaba Ittetsu, Andō Michitari y Ujiie Bokuzen-, al mando de tres generales samuráis del clan Saitō, cambió de bando y se alió con Oda Nobunaga. Sus fuerzas combinadas lanzaron un exitoso asalto final durante el asedio del castillo de Inabayama. Tras la toma del castillo, Nobunaga lo rebautizó como Gifu, inspirándose en el legendario monte Qi de China, donde se originó la dinastía Zhou. Expresó su ambición de unificar Japón y adoptó un nuevo sello personal en el que se leía "Tenka Fubu", que significaba su intención de conquistar mediante la destreza militar. Hoy en día, en el Parque de Gifu se pueden encontrar vestigios de la residencia de Nobunaga en Gifu.

Tras la exitosa conquista de la provincia de Mino en 1567, Nobunaga encomendó a Takigawa Kazumasu la dirección de campañas que incluyeron dos invasiones de la provincia de Ise en 1567 y 1568, que resultaron en la derrota de varias familias de Ise que estaban nominalmente bajo el clan Kitabatake. En 1569, el jefe del clan Kitabatake, Kitabatake Tomonori, adoptó al segundo hijo de Nobunaga, Oda Nobukatsu.

Para consolidar una alianza con el caudillo rival, Azai Nagamasa, de la provincia de Omi, Nobunaga dispuso que su hermana Oichi se casara con Nagamasa. Este movimiento estratégico tenía como objetivo mantener relaciones pacíficas con el clan Azai, estratégicamente situado, tendiendo un puente entre el territorio del clan Oda y Kioto, la capital.

En 1568, Ashikaga Yoshiaki y su guardaespaldas Akechi Mitsuhide se acercaron a Nobunaga en Gifu, instándole a lanzar una campaña hacia Kioto. Yoshiaki, hermano del asesinado 13º shogun Yoshiteru, buscaba venganza contra el clan Miyoshi, que había instalado a un shogun títere, Ashikaga Yoshihide. Nobunaga aceptó apoyar a Yoshiaki como nuevo shogun y comenzó su campaña para entrar en Kioto. Enfrentándose a la resistencia del clan Rokkaku en el sur de la provincia de Ōmi, Nobunaga superó rápidamente su fortaleza en el castillo de Chōkō-ji, allanando el camino para su marcha hacia Kioto. Al entrar en Kioto el 9 de noviembre de 1568, Nobunaga expulsó al clan Miyoshi, que había apoyado al 14º shogún, e instaló a Yoshiaki como 15º shogún del shogunato Ashikaga. A pesar de su respeto por el emperador Ōgimachi, Nobunaga rechazó cualquier título oficial de Yoshiaki.

OdaNobunaga2sp.jpg

La unificación de Japón bajo el liderazgo de Nobunaga

Tras el nombramiento de Yoshiaki como shogun, Nobunaga le instó a celebrar un banquete invitando a todos los daimyō locales a Kioto. Asakura Yoshikage, líder del clan Asakura y regente en funciones de Ashikaga Yoshiaki, hizo caso omiso de esta petición, una medida que Nobunaga consideró una traición tanto al shogun como al emperador. Con este pretexto, Nobunaga reunió un ejército y marchó hacia Echizen. A principios de 1570, lanzó una campaña en el territorio del clan Asakura y sitió el castillo de Kanagasaki. Esto tensó la relación de Nobunaga con el shogun Ashikaga Yoshiaki, lo que llevó a Yoshiaki a formar en secreto una "alianza anti-Nobunaga", conspirando con otros daimyō para derrocar a Nobunaga.

Azai Nagamasa, casado con la hermana de Nobunaga, Oichi, rompió lazos con el clan Oda para mantener la antigua alianza Azai-Asakura. Con el apoyo del clan Rokkaku, el clan Miyoshi y el Ikkō-ikki, la coalición anti-Nobunaga infligió grandes pérdidas al clan Oda. Enfrentado a las fuerzas combinadas de los clanes Asakura y Azai, Nobunaga se retiró estratégicamente de Kanagasaki en previsión de su derrota.

Asakura Yoshikage, líder del clan Asakura y regente en funciones de Ashikaga Yoshiaki, hizo caso omiso de esta llamada, un movimiento que Nobunaga consideró una traición tanto al shogun como al emperador. Las fuerzas opuestas se enfrentaron en el río Anegawa el 30 de julio de 1570, con Nobunaga y Tokugawa Ieyasu liderando la carga contra los Azai y los Asakura. Tras una feroz batalla librada en el río poco profundo, las fuerzas de Oda y Tokugawa salieron victoriosas.

En 1573, Nobunaga dirigió una campaña con 30.000 soldados, principalmente de las provincias de Owari, Mino e Ise, asediando los castillos de Hikida, Ichijōdani y Odani. Desmanteló efectivamente los clanes Azai y Asakura, llevándolos al suicidio.

Ashikaga Yoshiaki, junto con sus aliados, inició un asedio contra Nobunaga en 1572. Aunque al principio el asedio consiguió atrapar a los ejércitos de Oda, se interrumpió abruptamente debido a la repentina muerte de Takeda Shingen. En represalia, Yoshiaki instigó una revuelta en Kioto en 1573, provocando que Nobunaga invadiera Kioto y obligara a Yoshiaki a retirarse.

Nobunaga se encontró con una importante resistencia por parte de los Ikkō-ikki, un grupo militante opuesto al dominio samurái. En agosto de 1570, inició la Guerra de Ishiyama Hongan-ji contra los Ikkō-ikki, al tiempo que se enfrentaba a otros adversarios samuráis. Aunque su asedio inicial de Nagashima fracasó, Nobunaga persistió, lo que condujo a un segundo asedio que infligió grandes pérdidas a los Ikkō-ikki.

En 1574, Nobunaga lanzó un tercer asedio a Nagashima, capturando finalmente la fortaleza y derrotando a los ikkō-ikki. La captura de Ishiyama Hongan-ji en 1580 asestó un duro golpe a los Ikkō-ikki, disminuyendo su poderío militar.

Takeda Shingen, antaño aliado de Oda, se volvió contra Nobunaga, lo que provocó un conflicto entre sus clanes. Las maniobras estratégicas de Tokugawa Ieyasu y la muerte de Takeda Shingen en 1573 contribuyeron a debilitar las fuerzas de los Takeda.

En 1575, Takeda Katsuyori, hijo de Takeda Shingen, lanzó un asalto al territorio Tokugawa, teniendo como objetivo el castillo de Yoshida antes de sitiar el de Nagashino. Sin embargo, el plan de Katsuyori fracasó y pidió ayuda a Nobunaga, que dirigió personalmente una fuerza de unos 30.000 soldados para relevar el castillo de Nagashino. En la Batalla de Nagashino, un ejército combinado de 38.000 soldados al mando de Oda Nobunaga y Tokugawa Ieyasu derrotó y debilitó gravemente al clan Takeda, marcando un momento crucial en su historia.

La batalla de Nagashino se ha recordado tradicionalmente como una derrota significativa para los Takeda, atribuida en gran parte a la desafortunada decisión de Takeda Katsuyori de ordenar una temeraria carga de caballería contra una línea fortificada de arcabuceros. Aunque en su día se creyó que el empleo por parte de Nobunaga de una táctica innovadora conocida como "disparo en tres fases" fue el factor principal de su victoria, investigaciones posteriores destacaron la superioridad logística como la clave de su éxito.

La caída del clan Takeda alcanzó su clímax en 1582, cuando las fuerzas lideradas por Oda Nobutada y Tokugawa Ieyasu conquistaron las provincias de Shinano y Kai. Takeda Katsuyori encontró la muerte en la batalla de Tenmokuzan antes de quitarse la vida.

Tras la muerte de Takeda Shingen en mayo de 1573, la influencia de Nobunaga en Kioto sufrió una transformación. Centrándose en Ashikaga Yoshiaki, que en repetidas ocasiones le declaró su hostilidad, Nobunaga logró derrotar a las fuerzas de Yoshiaki, desmantelando de hecho el poder del shogunato Ashikaga. Este acontecimiento marcó el final de la era Ashikaga, ya que Nobunaga expulsó a Yoshiaki de Kioto, lo que provocó su exilio y su posterior vida como monje budista.

Con el declive del shogunato Ashikaga, también disminuyó la autoridad de la Corte Imperial del emperador Ōgimachi. La entrada de Nobunaga en Kioto supuso una inversión de esta tendencia, demostrando la alianza del Emperador con el clan Oda.

A principios de 1574, Nobunaga recibió ascensos dentro de la Corte Imperial, alcanzando títulos como Sangi (Consejero de la Corte), Udaijin (Ministro de la Derecha) y Gondainagon (Consejero Mayor), posiblemente como gesto de apaciguamiento.

El conflicto entre las facciones Oda y Uesugi se desencadenó por la intromisión de los Uesugi en el territorio del clan Hatakeyama, en la provincia de Noto. Nobunaga envió un ejército, lo que condujo a la batalla de Tedorigawa en 1577, donde sus fuerzas sufrieron una derrota frente a Uesugi Kenshin.

El castillo de Azuchi, terminado entre 1576 y 1579, simbolizaba el dominio de Nobunaga. Situado cerca de Kioto, servía como bastión estratégico que supervisaba los accesos a la capital y las rutas de comunicación con sus adversarios.

En 1580, Nobunaga había consolidado el control sobre 20 provincias del centro de Japón, estableciéndose como el señor más influyente del país.

La Guerra de Tenshō Iga, consistente en dos invasiones de la provincia de Iga por el clan Oda, terminó en 1581 con la conquista de la región por Nobunaga. Tras un intento fallido de su hijo en 1579, Nobunaga recorrió la provincia y confió su gobierno a su heredero.

Muerte de Oda Nobunaga

En 1582, Nobunaga había alcanzado el cenit de su poder, consolidando su estatus de señor de la guerra preeminente y gobernante de facto de Japón. En un triunfo decisivo, Oda Nobunaga y Tokugawa Ieyasu derrotaron al clan Takeda en la batalla de Tenmokuzan, aniquilando sus fuerzas y obligando a Takeda Katsuyori a huir antes de acabar quitándose la vida, junto a su esposa, mientras era perseguido por las tropas de Oda. En esta coyuntura crítica, Nobunaga estaba preparado para lanzar invasiones en la provincia de Echigo y Shikoku, marcando el ápice de sus ambiciones.

Simultáneamente, el antiguo ayudante de Nobunaga, Hashiba Hideyoshi, lanzó un asalto a la provincia de Bitchū, asediando el castillo de Takamatsu, un bastión vital para el clan Mori. Tras la llegada de refuerzos liderados por Mōri Terumoto, Hideyoshi solicitó ayuda a Nobunaga, quien rápidamente ordenó a sus principales generales, entre ellos Akechi Mitsuhide, que preparasen sus fuerzas para la inminente campaña, bajo el mando general de Nobunaga.

Partiendo del castillo de Azuchi hacia Honnō-ji, un templo de Kioto en el que solía celebrar ceremonias del té, la comitiva de Nobunaga se vio notablemente mermada, pues sólo contaba con 30 asistentes, mientras que su hijo Oda Nobutada llegó con 2.000 soldados de caballería.

Mientras tanto, estacionado en la provincia de Tanba, Akechi Mitsuhide dirigió ostensiblemente su ejército hacia Kioto, siguiendo aparentemente las directrices de Nobunaga. Sin embargo, al cruzar el río Katsura, Mitsuhide se volvió abruptamente contra Nobunaga, asesinándolo por razones que siguen siendo polémicas.

El 21 de junio de 1582, antes del amanecer, las fuerzas de Akechi rodearon el templo Honnō-ji, donde residía Nobunaga, lanzando un asalto por sorpresa. Simultáneamente, otra unidad atacó Myōkaku-ji en un golpe sincronizado. A pesar de un valiente esfuerzo por repeler el ataque, Nobunaga y su séquito fueron arrollados. Nobunaga contraatacó brevemente antes de retirarse. Tras garantizar la seguridad de las damas de la corte, realizó el seppuku en una de las cámaras interiores.

Tras la toma de Honnō-ji, Mitsuhide también persiguió al heredero de Nobunaga, Nobutada, que también se suicidó. A pesar de los esfuerzos de Mitsuhide por localizar el cuerpo de Nobunaga, éste permaneció en paradero desconocido, lo que sembró dudas sobre su muerte e impidió sus esfuerzos por legitimar su rebelión.

Al recibir la noticia de la muerte de Nobunaga, Toyotomi Hideyoshi interceptó al mensajero de Mitsuhide que intentaba informar al clan Mōri del fallecimiento de Nobunaga y asegurar una alianza. Hideyoshi negoció con éxito con los Mōri aprovechando su poderío militar y exigiendo concesiones, evitando así un enfrentamiento. Rápidamente regresó a Kioto con sus fuerzas en una rápida marcha conocida como Chūgoku Ōgaeshi.

La posición de Mitsuhide se deterioró tras la muerte de Nobunaga, culminando con su derrota ante las fuerzas de Oda al mando de Hideyoshi en la batalla de Yamazaki en julio de 1582. Mitsuhide sucumbió como víctima de Ochimusha-gari durante la batalla, lo que puso fin a su rebelión.

A partir de entonces, Hideyoshi continuó y llevó a cabo la visión de Nobunaga de unificar Japón en la década siguiente.

 


Ver también 

  • Uesugi Kagetora

    Uesugi-Kagetora.jpg

    Uesugi Kagetora (1552 - 19 de abril de 1579) fue el séptimo hijo de Hojo Ujiyasu y originalmente era conocido como Hojo Saburo. Fue adoptado por Uesugi Kenshin y destinado a ser su heredero. Sin embargo, en 1578 fue atacado en su castillo de Otate por Uesugi Kagekatsu, su cuñado, y finalmente fue derrotado. Kagetora se suicidó al año siguiente en el castillo de Samegao.

    Lee más…

  • Hojo Ujinao

    Hojo-Ujinao.jpg

    Hojo Ujinao (1562 - 19 de diciembre de 1591) fue un daimyo japonés de finales del periodo Sengoku y el último líder del clan Hojo Posterior. Figura importante en la política de Azuchi-Momoyama, perdió todo su dominio tras el asedio de Odawara (1590). A pesar de ello, sobrevivió, y su familia continuó como daimyo menor durante el periodo Edo.

    Lee más…

  • Takeda Katsuyori

    Takeda-Katsuyori.jpg

    Takeda Katsuyori (1546 - 3 de abril de 1582) fue un daimyo japonés del periodo Sengoku, famoso por ser el jefe del clan Takeda y sucesor del legendario caudillo Takeda Shingen. También fue yerno de Hojo Ujiyasu. Katsuyori nació de Shingen y de la hija de Suwa Yorishige, conocida póstumamente como Suwa-goryonin y por su verdadero nombre, Koihime. Entre sus hijos se encontraban Takeda Nobukatsu y Takeda Katsuchika.

    Lee más…

  • Yasuke

     

    Yasuke.jpg

    Yasuke, un paje africano, llegó a Japón en 1579 como asistente del misionero jesuita italiano Alessandro Valignano. Antes de la llegada del inglés William Adams, se cree que Yasuke fue posiblemente el samurái no japonés inaugural, llegado unos veinte años antes.

    Lee más…

  • Yamanami Keisuke

    Yamanami-Keisuke.jpg

    Yamanami Keisuke, segundo al mando del Shinsengumi, una fuerza especial de policía durante el periodo Edo tardío, conmocionó a muchos cuando realizó el seppuku el 20 de marzo de 1865, a la edad de 32 años.

    Lee más…

  • Yamamoto Kansuke

    Yamamoto-Kansuke.jpg

    Yamamoto Kansuke, famoso como estratega samurái y uno de los 24 generales de Takeda Shingen, procedía de la región de Mikawa, conocida por criar guerreros formidables. A pesar de sus problemas físicos (ceguera en un ojo, cojera en una pierna y una malformación en la mano), Kansuke se embarcó en una peregrinación guerrera a los veinte años. Viajando por todo el país, perfeccionó sus habilidades en estrategia, táctica, construcción de castillos y guerra, participando en varias escuelas y formas de esgrima.

    Lee más…

  • Yamaga Soko

    Yamaga-Soko.jpg

    Yamaga Soko fue una figura polifacética de la historia japonesa, famoso como estratega, filósofo y erudito. Más tarde se convirtió en ronin, dejando una huella significativa en la comprensión de los samuráis del periodo Tokugawa.

    Lee más…

  • William Adams - Miura Anjin

    William-Adams---Miura-Anjin.jpg

    William Adams, también conocido como Miura Anjin, tiene la distinción de ser uno de los pocos individuos no japoneses a los que se concedió el estatus de samurái. Nacido en Gillingham, Kent, Inglaterra, en 1564, Adams emprendió un viaje extraordinario que le llevó a convertirse en una figura influyente de la historia japonesa.

    Lee más…

 

futer.jpg

Contacto: samuraiwr22@gmail.com